Horario de llamadas: Lunes a Jueves: 9-13.30h | 17-21h. Viernes: 9-13.30h 958 949 103

Cirugía Corporal

CIRUGÍA DE BRAZOS


Para pacientes con exceso graso y sobre todo cutáneo



Los pacientes candidatos a cirugía de brazos acuden por dos situaciones, una es el acúmulo de grasa en exceso, en el contexto de un patrón de distribución de grasa en tronco o por exceso de peso generalizado, y la segunda situación es cuando, tras pérdidas importantes de peso o por la edad existe un exceso de piel laxa y grasa en esta zona, dando el típico aspecto de alas de murciélago. Las opciones quirúrgicas dependerán pues de la situación del paciente. Cuando el paciente tenga una piel suficientemente elástica (pero casi nunca es excelente lapiel de la cara interna del brazo, pues suele ser muy fina) y sólo hay acúmulo de grasa sin importante exceso o flaccidez cutánea, optaremos por una liposucción.
Si tenemos piel en exceso o de muy mala calidad acompañando al exceso de grasa, la liposucción aislada queda descartada pues podríamos agravar el problema dejando una piel aún más flácida, en estos casos nos plantearemos entonces la exéresis conjunta de piel y grasa, es decir, una braquioplastia o lifting de brazos.

LIPOSUCCIÓN DE BRAZOS

Los brazos no son una zona habitual para una liposucción pero también tiene sus indicaciones, casos claros en que en verdad es efectiva. Se realiza más habitualmente en mujeres pues la genética marca que haya más flacidez en la cara interna del brazo y un acúmulo extra de tejido graso.

La grasa del brazo se suele localizar en la parte anterointerna, aunque al bajar el brazo y apoyarlo junto al cuerpo parezca que sea la parte posteroexterna la redundante. Sólo se hace liposucción en esa parte interna, por dos razones; la primera es que la grasa es ahí donde se acumula en exceso, y la segunda es que no se debe hacer liposucción en la parte externa pues es fácil que se queden irregularidades dadas las características de la grasa y de la piel aquí.

Es imprescindible para plantear una liposucción de brazos que la paciente tenga una piel de buena calidad, por más que es difícil tener una piel excelente en esta área tan propensa a la flaccidez, pero sí debe tener un buen tono. Si hay mucha laxitud, estrías, exceso de piel, esta piel no se va a retraer bien y no tendremos buenos resultados.

¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR DE ESTA CIRUGÍA?

Aunque no es espectacular en cuanto al contorneado como sí lo sería una lipectomía o lifting de brazos, sí que, en pacientes buenas candidatas, se mejora mucho el contorno reduciendo el perímetro del brazo y eliminando esa grasa que protruye al bajar el brazo o que cuelga al elevarlo. Las cicatrices que deja son mínimas, prácticamente invisibles, localizadas en el codo y cerca de la axila. Por ello, cuando no haya flaccidez importante, optaremos por una liposucción, dejando la lipectomía o braquiplastia para casos de piel muy laxa e importante exceso cutáneo.

¿CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO?

La cirugía se realiza con anestesia local y una sedación suave, generalmente oral, en régimen ambulatorio (a menos que la asociemos a otros procedimientos, por ejemplo liposucción en espalda). El tiempo de cirugía es aproximadamente hora u hora y media, y al finalizar se ponen unos manguitos de presoterapia, que como todas las prendas postliposucción deben mantenerse durante 1-1,5 meses. Son normales los morados. El dolor postoperatorio es escaso, con un analgésico suave sobrará, y se puede retomar la actividad normal casi al día siguiente.

La liposucción debe ser muy cuidadosa y con cánulas muy finas, en un plano siempre superficial para evitar dañar estructuras vasculares, especialmente los vasos linfáticos aquí tan abundantes por la proximidad de la axila). La cánula pasa haciendo trayectos verticales para protegerlos.

Puede ducharse al día siguiente sin problemas y mover los brazos a voluntad. Se recomienda hacerse drenajes linfáticos (es muy habitual tener edema y linfangitis por la cercanía de la axila). También es muy recomendable hacer ejercicios para musculación del brazo, en especial hay que tonificar los tríceps, responsables del tono en esta área, siendo lo mejor hacer trabajos con pesas o tipo TRX, aunque también la natación va muy bien.

Los resultados se ven pasados 2-3 meses. Recordad, es clave la indicación de la cirugía. Si tenemos mucha laxitud y exceso de piel no va a funcionar, y deberemos optar por una braquioplastia. Pero si hay un acúmulo moderado de grasa y buena piel, con elasticidad, es una cirugía muy sencilla que logrará unos resultados imposibles de conseguir sólo con masajes o ejercicio.

BRAQUIOPLASTIA O LIFTING BRAQUIAL

Esta cirugía remodela los brazos tensando la piel laxa y resecando la grasa en exceso en pacientes que muestran esa importante flaccidez (aspecto de “alas de murciélago”) tras importantes pérdidas de peso, bien tras dietas y cambios de vida, bien tras cirugías bariátricas, o simplemente por la edad que determina que se acumule grasa y que esta piel se haga cada vez de peor calidad, con lo que cualquier acúmulo pesa y hace que quede descolgado y móvil. Esta cirugía define los brazos asociando liposucción y exéresis de la piel necesaria.

CANDIDATOS A ESTAS CIRUGÍA

Pacientes que, por las circunstancias arriba referidas, tienen un importante exceso de piel laxa y grasa, o incluso pacientes con excesos moderados que estén suficientemente motivados para aceptar la cicatriz resultante que, como en cualquier cirugía de contorno corporal o body lift, siempre es importante (siempre que el problema sea el exceso de piel las cicatrices por fuerza serán grandes, no hay otro modo de tensar los tejidos si sobran y están laxos).
Es imprescindible que el paciente tenga entonces expectativas realistas ante esta cirugía, no se puede hacer un remodelado adecuado del brazo con una cicatriz pequeña o no visible, o solo con liposucción, no va a funcionar. Los pacientes deben estar en un peso normal y estar estabilizados en este peso. Así, tras una cirugía bariátrica (y ésta es una de las cirugías casi obligadas tras estas intervenciones) deben haber trascurrido al menos 18 meses desde que se culminó la pérdida de peso, y es igual si se perdió mucho peso por otras vías. El peso debe ser estable, pues cualquier variación hacia arriba o hacia abajo tras la cirugía malogrará los resultados.
Y, esto es igual ante cualquier cirugía de contorno corporal, los pacientes deberían estar motivados en el cuidado de su cuerpo, no es lógico realizarse estas cirugías si no se comprometen a mantenerlas con una dieta adecuada y unos buenos hábitos de actividad física
Los pacientes deben estar seguros de que sus brazos ya no mejoran a pesar de perder peso y hacer ejercicio, pero aunque estas pautas no hayan logrado los resultados esperados sí que son imprescindibles tras la cirugía, a fin de mantener resultados. Es necesario ser realistas y estar motivados.

LA CIRUGÍA

Esta intervención se realiza en medio hospitalario, y habitualmente bajo anestesia general. La estancia en clínica puede ser de varias horas o incluso con un día de ingreso. La duración es de 2-3 horas aunque es frecuente combinarla con otras cirugías de contorno del tronco como reducción mamaria en pacientes postbariátricos. La localización de la cicatriz debe ser muy cuidadosa. Hay varias técnicas pero básicamente todas coinciden en una cicatriz longitudinal que va desde el ápex de la axila hasta el codo, a veces incluso hasta antebrazo si el exceso tisular así lo determina. Esta cicatriz queda en la parte interna del brazo, y se ubica de forma que se vea lo mínimo, al menos que no sea visible con el brazo junto al cuerpo tanto en la vista por delante como por detrás, aunque es inevitable verla al separar el brazo. La cantidad de piel a resecar se determina también con el paciente de pie, aunque en la cirugía se hagan después nuevos ajustes, y siempre es en la parte interna del brazo.

Siempre se asocia liposucción en estas cirugías. La liposucción nos remodela el brazo retirando el exceso de grasa no sólo en la zona a resecar sino también en la parte anterior y posterior del brazo, ayudando a una correcta movilización de los tejidos y así a una más eficaz exéresis cutánea. Una adecuada liposucción nos permite también preservar lo máximo posible los vasos linfáticos en el área a resecar, pues haremos una liposucción muy agresiva en esta zona de forma que luego sólo tendremos que resecar piel. Esta técnica disminuye notablemente la tasa de complicaciones tipo seromas o lesiones de estructuras vasculares o nerviosas.  Según lo que cada caso precise (cantidad y localización de tejidos en exceso y descolgados) la técnica puede variar:

  • Liposucción aislada.
  • Como he referido, sólo funciona si tenemos una piel elástica, de buena calidad. Si no es así podemos hasta empeorar el aspecto del brazo, ya que una piel de mala calidad tras la liposucción se vería aún más laxa y descolgada, y esto deben tenerlo muy en cuenta los pacientes que rehúsan la cicatriz : si se descarta una exéresis de piel aunque haya flaccidez y mal tono cutáneo, la liposucción debe ser muy limitada y se buscarán resultados muy moderados. La piel necesita elasticidad para retraerse tras una liposucción. Por ello, esta técnica se realizará tanto en pacientes que por sus condiciones tisulares sean buenos candidatos, así como en candidatos menos óptimos pero que, rechazando la cicatriz, asumen que los resultados serán discretos y limitados.
  • Braquioplastia con cicatriz reducida.
  • Tiene unas indicaciones muy limitadas, apenas exceso tisular en la parte superointerna del brazo, de forma que se pueda recoger este exceso en una cicatriz en la axila o con mínima prolongación vertical.
  • Braquioplastia estándar.
  • La técnica más habitual, recoge el exceso en el brazo resecando un huso cutáneo que deja una cicatriz desde axila hasta el codo.
  • Braquioplastia extendida.
  • Habitual en pacientes post bariátricos, continúa la cicatriz más allá de la axila verticalmente en el tórax para recoger el exceso de piel y grasa en los costados.

POSTOPERATORIO

 En la cirugía se aplicarán apósitos estériles y un vendaje compresivo, así como, según la técnica, unos drenajes. Los apósitos se mantendrán sin tocar 3-4 días permitiendo mojarlos o ducha tras la primera semana. A los pocos días se cambia el vendaje por unas prendas de presoterapia tipo manguitos compresivos, que deberán llevar al menos durante un mes. No es un postoperatorio doloroso aunque se debe ser paciente con la inflamación, que es normal afecte a todo el brazo, por lo que se recomendará que descansen con los brazos o antebrazos apoyados sobre unas almohadas, para disminuir el edema en las manos. No se deben realizar tareas que supongan presión o esfuerzos con los brazos aunque sí se recomiendan movimientos sencillos. Es normal la inflamación local durante al menos un mes. Los drenajes linfáticos pueden ser de mucha ayuda.

Se permite caminar como actividad física, aunque deben olvidarse del gimnasio y deportes mínimo por un mes. Las actividades deportivas que afecten a los brazos deben postergarse al menos 2 meses. El tiempo calculado de baja laboral dependerá de la actividad, aunque el mínimo sería 2 semanas (tal vez menos si no supone movimientos de los brazos).

EVOLUCIÓN DE LA CICATRIZ

Es esperable que la cicatriz esté roja e indurada varios meses, no comenzando a aclararse hasta casi los 9-12 meses. Obviamente, aunque los cirujanos plásticos cuidamos muchísimo los tejidos e intentamos tener un manejo casi atraumático de la piel, nunca podremos predecir con exactitud cómo va a cicatrizar un paciente. La cicatriz tarda en evolucionar, siempre, pero es claro que compensa con creces pues sólo resecando piel (y, por tanto, dejando una larga cicatriz) lograremos remodelar el brazo. En las circunstancias referidas de flaccidez importante de los brazos, hay que olvidarse de que podamos hacer algo efectivo con cicatrices pequeñas, el body lift conlleva, por fuerza, largas cicatrices. Aunque recuerden que todas las cicatrices, todas, mejoran con el tiempo.

PROS Y CONTRAS DE LA BRAQUIOPLASTIA

Los contras son, obviamente, las cicatrices, que vemos son imprescincibles. Serán largas y estarán rojas e induradas muchos meses. Si un paciente no las acepta debe saber que las alternativas (una liposucción sólo o una cicatriz reducida) conseguirán resultados por fuerza sólo discretos, cuando no malos. Hay que valorar bien las expectativas.

Los pros de la cirugía son la notable mejoría en el aspecto de los brazos, en una sesión se retirará todo ese exceso de grasa y se resolverá esa flacidez y ese descolgamiento que tanto acompleja, que permitirán a los pacientes llevar tanto ropa más ajustada como ropa sin mangas, sin que se mueva como flotando la piel de los brazos.

¿Contorno o cicatriz?

Casos clínicos de liposucción de brazos


¿Quieres saber más? Consulta los siguientes enlaces

 

¡IMPORTANTE!

Todos nuestros pacientes pueden consultarnos sus dudas postoperatorias escribiendo a clinica@doctoramartinezlara.com o llamándonos al teléfono: 619 083 582.

*Para revisiones médicas, rellenar el siguiente formulario.

 

VER FORMULARIO

 

¡Gracias!

 

 

Ajustes de Cookies
Esta página Web utiliza cookies propias y de terceros para elaborar información estadística, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación, así como redes sociales para poder publicar contenido a través de las mismas. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración (con opción de rechazarlas) u obtener más información en "Ajustes de cookies".
Política de Cookies
Ajustes de Cookies
Aceptar Cookies
Esta página Web utiliza cookies propias y de terceros para elaborar información estadística, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad personalizada a través del análisis de su navegación, así como redes sociales para poder publicar contenido a través de las mismas. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración (con opción de rechazarlas) u obtener más información en "Ajustes de cookies".
Política de Cookies
Ajustes de Cookies
Aceptar Cookies